viernes, 20 de agosto de 2010

Interacciones y fuerzas, aspecto cualitativo.

Interacciones
Se llaman interacciones a las acciones mutuas que los cuerpos ejercen unos sobre otros. Los cuerpos interaccionan por parejas, de tal forma que los dos participantes representan papeles semejantes. Para la física, todos los seres vivos y no vivos interaccionan.
·         Interacciones a distancia.
Se produce esta interacción cuando dos cuerpos actúan el uno sobre el otro sin que haya ningún contacto directo ni ningún cuerpo o medio interpuesto entre ellos. De este tipo son todas las interacciones fundamentales de la naturaleza; por ejemplo, la gravitación o el electromagnetismo. La Tierra atrae a todos los cuerpos en su proximidad sin que sea necesario que estén en contacto con su superficie.
·         Interacciones de contacto.
Dos objetos al chocar o, simplemente, cuando parte de sus superficies están juntas, interaccionan. Estas interacciones de contacto reflejan la resistencia de los cuerpos a ser atravesados o a fragmentarse.

Fuerzas
La interacción entre dos cuerpos A y B se traduce en dos fuerzas: la que el cuerpo A ejerce sobre el cuerpo B y la que el cuerpo B ejerce sobre el A.
Mientras que el concepto de interacción requiere un sujeto doble (A y B interaccionan), el concepto de fuerza sitúa a uno de los cuerpos como sujeto y al otro como objeto: A actúa sobre B y B actúa sobre A.
A nuestro alrededor se están aplicando fuerzas constantemente. Unas veces actúan durante un brevísimo espacio de tiempo, en este caso se denominan instantáneas, y otras, en cambio, son permanentes.
En cualquier caso, nunca puede haber una fuerza aplicada sobre un cuerpo si no hay otro que se la proporciona. Es decir, las fuerzas son el resultado de la interacción entre dos o más cuerpos.
En el SI, las fuerzas se miden en newtons (N). Las fuerzas se diferencian entre sí en:
·         La intensidad de la interacción. La interacción electromagnética es mucho más intensa, por ejemplo, que la interacción gravitatoria.
·         Los cuerpos a los que afecta. Por ejemplo, la fuerza gravitatoria afecta a todos los cuerpos con masa, mientras que las fuerzas eléctricas se producen solo entre cuerpos cargados eléctricamente.
·         El alcance. La interacción electromagnética tiene un alcance infinito, mientras que las fuerzas nucleares tienen un radio de acción muy corto.
Todos los fenómenos que se producen en el universo se deben a las interacciones entre las partículas que lo componen. Estas interacciones se describen mediante el concepto de fuerza. Así, la caída de un objeto o la «caída» de la Luna hacia la Tierra se describen mediante la fuerza gravitatoria. La estructura de un objeto, la atracción entre imanes o entre cargas eléctricas se hace mediante la fuerza electromagnética. Desde el principio los científicos han tratado de unificar y simplificar el origen de los fenómenos, intentando adjudicar todos ellos a unas pocas causas comunes y a unos tipos fundamentales de comportamiento. Pero ese objetivo, por ahora, no ha sido posible de concretar.
En la actualidad, todos los hechos experimentales confirman que en la naturaleza sólo hay cuatro tipos básicos de interacciones, denominados interacciones o fuerzas fundamentales:

Interacción gravitatoria: Junto a la electromagnética, son conocidas de la vida cotidiana. Afecta a todas las partículas, es una interacción universal. Todo cuerpo que tiene masa o energía está sometido a esta fuerza. Aunque es la más débil de las interacciones, como las masas son siempre positivas y su alcance es infinito, su efecto es acumulativo. 

Interacción electromagnética: Esta fuerza o interacción afecta a las partículas con carga eléctrica o con momentum magnético, así como a los fotones. A diferencia de las demás, puede ser de atracción (entre cargas de signos opuestos) o de repulsión (cargas iguales).

Interacción nuclear débil: Es la causa de la radiactividad natural y la desintegración β de los núcleos, en la cual un neutrón se transforma en un protón y un electrón, generándose también un antineutrino electrónico. 

Interacción nuclear fuerte: La interacción nuclear fuerte afecta a los quarks, y por tanto, a los hadrones. Es la responsable de la cohesión de los núcleos atómicos. Es la más intensa de las cuatro y se denomina también interacción fuerte o interacción hadrónica. Pese a ser tan intensa, es de corto alcance: del orden de 10¹³.













BIBLIOGRAFIA



4 comentarios: